4 acciones poderosas que te harán destacar en ventas (vendas lo que vendas)....


Las relaciones son la base del éxito en los negocios.


Cuando hablamos de ventas usualmente lo relacionamos a las personas que tienen como ocupación la función directa y especifica de vender, pero la realidad es que todos sin excepción vendemos algo a alguien frecuentemente, ¿Qué tal la última vez que negociaste el precio de algo que compraste? O vendiste una idea en el trabajo, o entraste a tu Facebook a vender tu bicicleta de Spinning que no usaste en lo absoluto o la última vez que estuviste buscando trabajo y tuviste que invertir esfuerzo en la realización de tu curriculum para brindar una buena impresión para destacar de los demás candidatos, o bien cuando conociste a la chica de tus sueños y le vendiste la idea de casarte contigo...

Estas cuatro simples pero poderosas acciones, pueden causar un gran impacto en lo que esperas alcanzar si las aplicas constantemente.


Interésate genuinamente en los demás


Puedes hacer más amigos en dos meses si te interesas por otras personas, que los que puedes hacer en dos años si intentas que otras personas se interesen en ti”. – Dale Carnegie

Cuando pones a los demás primero en cualquier tipo de relación los resultados siempre serán muy favorables, el ego como el egoísmo nos hace muchas veces centrarnos en nosotros mismos, pero cuando entendemos esta realidad y deseamos hacer cambios para tener relaciones sólidas, como negocios sólidos, el tomar acciones puntuales para demostrar aprecio e interés sincero en los demás es muy enriquecedor, no solo para quien das esta atención si no para uno mismo.

Si aplicas esta acción en tu ambiente de trabajo, con tus colegas, tu equipo, si te interesas por los demás, sus gustos, en dar un saludo amable por las mañanas , si muestras interés en saber los intereses de los que te rodean, como cuál es su círculo familiar inmediato, nombre de sus hijos, conyugues, enviarles saludos de vez en cuando, o bien, si aplicas esta acción con clientes nuevos o repetitivos, el dar un servicio amable, personalizado y humano te va a garantizar una relación sólida, por que debes tomar en cuenta que atrás de la figura del “Cliente” hay un ser humano que quiere sentirse apreciado, es una expectativa que todos tenemos cuando vamos a recibir un servicio, marcaras la diferencia si de forma profesional tu trato es empático y cordial.

Hace 8 años nos mudamos de país con mi familia, después de un tiempo necesitaba buscar un ginecólogo y pedí algunas recomendaciones, casi 15 personas que no se conocían entre si me recomendaron el mismo doctor, por supuesto que seguí la recomendación, al visitar el consultorio e interactuar con el doctor, entendí perfectamente por qué las referencias y su popularidad entre las masas , el me recibió con una amable sonrisa, me llamo por mi nombre, ojo- no me pregunto mi nombre, lo leyó en mi cita médica y ya se lo sabía- al recibir a mi esposo quien me acompañaba también se había aprendido el nombre de él, se interesó en mi como persona y en lo que necesitaba, realmente su trato humano y cálido hizo toda la diferencia, ya llevo muchos años con él y mi preferencia como paciente esta fidelizada con mi doctor.

Sonreír y ser atento, brindar un tono agradable al teléfono o cuando se atiende a alguien en persona, dar seguimiento buscando las mejores opciones, es una manera de mostrar interés genuino.


Siempre sin excepción sea una persona confiable

-Si le agradas a las personas, te escucharán, pero si confían en ti, harán negocios contigo. -Zig Ziglar.

¿Como decidimos en quién confiar?, ¿Como decidimos que una marca, persona o servicio es confiable? Como podemos proyectarnos en una persona confiable? ¿Como podemos mejorar nuestra percepción de ser confiables con otras personas?

En sociología y psicología social, la confianza es la creencia en que una persona o grupo será capaz y deseará actuar de manera adecuada en una determinada situación y pensamientos. La confianza se verá más o menos reforzada en función de las acciones.

James H. Davis (Profesor de gestión estratégica y presidente del Departamento de Gestión de la Universidad Estatal de Utah, quien tiene un TEDx muy interesante llamado “Building Trust”), da una perspectiva muy clara de que es ese “no sé qué” que hace que nos sintamos con algunas personas muy en confianza, el menciona en su TEDx que hay 3 características principales para proyectarnos como confiables, las cuales son:

  • Capacidad: mostrar palpablemente la habilidad de hacer lo que decimos que podemos hacer.

  • Benevolencia: demostrar a los demás que nos interesan, no desde nuestro ego para hacernos ver bien, si no de una forma desinteresada y transparente.

  • Integridad: tener un set de valores muy bien definidos, vivirlos y ser un ejemplo de ellos, sí dices que vas a llegar a un lugar, ¡llegas!, si dices que vas a cumplir algo, ¡lo cumples!, si das tu palabra, ¡la honras!, si te cuentan algo confidencial, ¡lo guardas para ti mismo!

Mencionaba el Sr. James Davis que tener una de las 3 características o dos de una, no es suficiente para generar confianza, ¿Se imaginan tener capacidad y no tener benevolencia o empatía por los demás? Eso nos convertiría en unos bien capacitados déspotas.

Hagámonos un examen interno que tan confiables somos, siempre hay un espacio para mejorar, ¡la buena noticia que el mejorar en cualquier área de nuestra vida no depende de nadie más que de nosotros mismos, de nuestra voluntad y que lo pongamos en práctica!


Recibe la queja y conviértela en algo positivo

Tus clientes más infelices son tu mayor fuente de aprendizaje. -Bill Gates.

Recuerdo que tenía 20 años recién cumplidos cuando mi sueño de trabajar en el mejor hotel de la ciudad se me cumplió, ya en mis labores después de haber recibido mi entrenamiento de nuevo ingreso un día me toco atender un cliente de origen europeo , se acercó a la recepción y me indico que haría Check In, lo primero que observe fue su reservación en el sistema, la cual era de una habitación con una cama, el andaba acompañado de una señora, intuí que el andaba en un rango de edad entre los 60 a 65 años y percibí que la señora que le acompañaba era mucho mayor que él, pro activamente decidí cambiar la reserva de una habitación con una cama a una habitación con cama doble, asumí que la reservación estaba mal hecha porque nuestro huésped venia acompañado de su madre, muy feliz de mi acción, procedí a dar la bienvenida tal como el protocolo del Hotel me había enseñado y di las llaves, no habían pasado ni 10 minutos cuando escuche que desde los elevadores venia alguien hablando muy fuerte , molesto, al acercarse la persona a la recepción, con sorpresa observe que era el huésped que recién había recibido, el cual al verme nuevamente me dijo con gran molestia que como se me ocurría darle una habitación con dos camas cuando el venia con su esposa!, inmediatamente entre los nervios y la vergüenza cambie la asignación de la habitación y enmendé mi error, me disculpe muchas veces y también con mi supervisor que me pidió cuentas de la situación, lo cual cabe resaltar que mi supervisor era un hombre con gran liderazgo y paciencia de santo!, cuando el converso conmigo tuve que explicarle la verdad de lo sucedido y me disculpe enfáticamente con el también , el me dio muy buenos consejos que siempre puse en práctica, puedo decir que aprendí mi lección y que desde entonces cuido mucho mi actuar para no volver a “ asumir” algo en ninguna situación y eso me ha dado resultados muy positivos.

Ante cualquier problema que nos toque enfrentar, recordemos que “Solo la verdad suena como la verdad”- como muy acertadamente decía Howard Behar CEO Starbucks-. Aunque sea tentador dar excusas, culpar a otros para salir bien librados de la situación, no nos cerremos la oportunidad de crecer como personas afrontando con honra las situaciones y lo mejor aún, aprender sabiamente de ellas.


Revisa constantemente cuál es tu motivación al hacer lo que haces

Si solo trabajas por dinero, nunca lo conseguirás, pero si amas lo que haces y siempre pones primero al cliente, el éxito será tuyo. -Ray Kroc.

Todos trabajamos por una remuneración, es un hecho, tenemos compromisos que cumplir, tenemos metas, sueños que alcanzar , necesitamos un motor económico para lograrlo, ese es el fin… Pero.. ¿Cómo lograrlo?, teniendo la “Meta en Mente” nos aconsejaba Covey, en los 7 hábitos de las personas altamente efectivas y a esto le agregaría que debemos tener mucha pasión al hacer lo que hacemos más dar la milla extra, no importa lo grande o pequeña que sea una tarea, hacerla de una forma destacada te ayudara a ir construyendo el puente que necesitas para ir creciendo, debo decir que agregaría algo más; cultivar buenas relaciones interpersonales donde vayamos y con quien sea que interactuamos.


Si sumamos: tener la meta en mente+ pasión+ dar la milla extra+ buenas relaciones interpersonales y lo hacemos constantemente, los resultados se dejaran ver pronto , además nos vamos a proyectar con una motivación y entusiasmo que nos ayudara a aumentar nuestra buena influencia en los demás, nos hará ser luz donde estemos, hasta en los lugares más oscuros.

5 visualizaciones0 comentarios